Posteado por: Néstor Augusto León Torrealba | 18 agosto, 2008

Mis Cordales

La primera vez que iba a ser padre y me enteré que la madre de mis hijas estaba embarazada, empecé a sentir malestares: dolores de cabeza, ganas de vomitar y una extraña molestía en mis mandíbulas que me fastidiaba al comer. Duré varios días o semanas con los malestares hasta que finalmente se me quitaron, mientras que los familiares mas cercanos hacian bromas sobre mi "embarazo psicológico". Lo que en realidad me pasaba era que me estaba saliendo la primera cordal.
Estaba seguro que había sido pura casualidad, hasta que me enteré años despues que sería padre por segunda vez y – creanlo a no – volví a sentir los mismos sintomas. Resultó que me estaba saliendo mi segunda cordal al tiempo que llegaba a la vida mi segunda hija.
De una forma extraña empecé a relacionar que cada una de mis cordales representaba en mi vida la llegada de cada una de mis hijas. Incluso, luego que su madre decidió ligarse y tiempo despues al hacerme una radiografía maxilofacial y descubrí que ya no me saldrían mas cordales, llegué a la conclusión que no tendría mas hijos.
Pasarón los días y olvidé esa extraña relación que me había inventado entre mis hijas y mis cordales. Nunca imaginé que esa relación no me la había inventado yo y que estaba aferrado a mis hijas tanto como mis cordales lo estaban en mis mandíbulas.
 
Hace un año, tomé la decisión de sacarme las cordales pues sentía un dolor tan grande en mi pecho y en mi alma que necesitaba dismularlo con un dolor físico y real que fuese capaz de hacerme ver lo que era verdaderamente el sentir dolor.
Estaba equivocado, me mandé sacar las cordales de un solo tirón y en una sola sesión. Para mi sorpresa no sentí dolor y ni siquiera se me hincho la cara, pero el dolor de mi alma seguía intacto. Nada lo pudo disimular.
No sabía que el dolor que sentía en ese momento en mi corazón sería nada comparado con el que sufrí el día que permití que mis hijas salieran de mi vida de un solo tirón.
Ya hace un año que no tengo cordales y no me duele, pero no imaginan cuanto dolor hay en mi pecho desde hace ocho meses que no he vuelto a tener a mis hijas entre mis brazos, que no siento su olor y que no puedo cuidarlas o velar sus sueños.
Tal vez pueda tener mas hijos aunque no tenga mas cordales, pero éstas mis hijas siempre serán mis primeras hijas y mis grandes amores.
Te amo mi María Laura, te amo mi Ana Sofía.
Dios las bendiga.
Papá.
 
 
 
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Álbum

de fotos

Hommytop - Demasiado cómodo

Diseño de elementos y articulos de uso personal para comodidad de la vida cotidiana

"Laberinto donde no existe tiempo ni lugar"

Bitácora de reflexiones y pensamientos.

Vida Bizzarra

En que momento la locura y la cordura se mezclan?

D´Mis Demonios y D´Mi Amor ...

. . . . . Girl, angel playing in the Hell ... (( ƸӜƷ )) . . . ( ... De la perdida total al cielo mismo ... )

Despues del sexo Blog

Siempre existe tiempo para todo

Diario de un fumador empedernido.

Lo que pienso mientras me lleno los pulmones de humo.

Mi Pensamiento Extra

De: Wilfredo Sánchez

el absurdo

Mi absurdo poemario

palabrasaflordepiel

Y un poquito más adentro

En veremos

Cuentos de Matías Castro Sahilices

Otra Maleta

En Caracas

PREDICAD (Mc. 16:15)

Sembradores de la Palabra

#Franrejon blog - Investigador Docente

"Creando ventajas estrategicas hoy con los estandares sociales del futuro"|Blog profesional y personal

A %d blogueros les gusta esto: