Posteado por: Néstor Augusto León Torrealba | 11 noviembre, 2010

Verguenza sin sentido

Practicando mi típico ejercicio de memoria, me puse a recordar. Empecé a evocar rostros, nombres y revivir imágenes que me llevaron a reflexionar hasta llegar con mi mente a aquel momento en el cual empecé a trabajar.

Tendría unos nueve años y fue luego que papá en su intención de prepararme para un futuro sin él, me monto un pequeño puesto al lado de la Impresionante tienda de ropa (así la veía yo) que armaba y desarmaba cada día en un lugar distinto de Valencia dependiendo del día de la semana.

Mi puesto no era mas que una lámina de anime forrado con tela de fieltro, donde podía exhibir la quincallería que me correspondía vender. Papá invirtió 90 Bolívares (de los esa época) y entre muchas cosas compró: zarcillos, colitas, ganchitos, unos largos cordones de múltiples colores que yo insistí en comprar (afortunadamente resultaron ser el éxito de la temporada), un cuaderno y un bolígrafo.

Papá me entregó la mercancía, la factura de compra, el cuaderno, el bolígrafo y me dió mis primeras lecciones (con lo años me di cuenta que me estaba enseñando a administrar un inventario).

Así, empecé a trabajar con mi pequeño negocio todos los sábados. Me fue tan bien que al poco tiempo papá decidió cambiar su rubro por el mio. Vendió su tienda armable y diseño una mas grande y mas bonita dedicada a vender cualquier tipo de curiosidades. Yo seguí trabajando con él.

El problema empezó cuando descubrí que cerca de nuestro puesto de venta estaba el puesto del papá de Isabelita. La niña del tercer grado “A” que me dejaba impactado cada vez que la veía a la hora del recreo, único momento en que los de niños del tercer grado “B” podíamos jugar con el resto de los niños de la escuela.

Al descubrir que su papá vendía café molido marca “Hola” y que su hermano trabajaba con su padre de la misma forma que yo lo hacía con el mio en los mercados populares, me sentí muy identificado con ella. Por eso me atreví a hacer lo que nunca había hecho: Me acerque a hablarle.

Para mi sorpresa, cuando le comenté que la había visto con su padre y en el mercado vendiendo café, me dijo de inmediato que yo estaba equivocado. “Que no era ella, ni ese era su papá”

Los sábados siguientes, empecé a dejar a mi papá solo en el puesto para caminar por el mercado para ver si lograba encontrarme casualmente con Isabelita pero ella no fue mas durante varios meses. Llegue a creer que efectivamente yo estaba equivocado.

No fue así, Isabelita volvió a ir en las vacaciones. Definitivamente si era ella. En ese momento entendí que ella estaba avergonzada. Yo en ese momento no lograba entender como podía sentirse avergonzada por su padre o el trabajo que realizaba. Me sentí completamente desconcertado.

Lo lamentable, fue que a partir de ese momento yo pude ver por vez primera las diferencias que marcaban las clases sociales con la misma intensidad con la que Adán pudo ver su desnudez, luego que Eva le dió a probar la manzana. Empecé a sentirme avergonzado por mi trabajo entre muchas otras cosas. No dije nada, pero empecé en ese momento a diseñarme un extraño sistema de delimitación personal que me enseño a separar claramente las distintas facetas de mi vida.

No dejé de trabajar, pero no lo hacía con la misma alegría. Me dediqué a estudiar con mas empeño que nunca para graduarme y hacerme profesional. No intenté nuevamente hablarle a Isabelita y me aparté de la idea de tener amigos en la escuela para evitar la posibilidad de sentirme avergonzado.

Simplemente me hice a la idea de cumplir con mis obligaciones, seguí trabajando con papá hasta que él ya no pudo seguir. Luego empecé como ayudante en una fabrica de uniformes deportivos, fui ayudante en talleres de costura y ayudante de camión entre otras labores hasta obtener mi primer titulo de grado superior. Todos mis trabajos hasta antes de ese momento fueron humildes, pero reconozco que me avergonzaban.

Hoy en día me doy cuenta que he sido un tonto. Nunca he debido sentir esa vergüenza sin sentido por el trabajo. Por el contrario, siempre he debido sentirme orgulloso por las cosas que he hecho y las que he vivido tal y como hoy me siento honrado por haber tenido la oportunidad de forjarme a punta de trabajo.

Nalt


Responses

  1. Hola Nestor, muchas grácias por visitar mi blog, por tus palabras y por dedicar parte de tu tiempo a leerme.

    He aprovechado para leer parte de tus reflexiones, las cuales encuentro muy interesantes, entraré con tiempo para leerte detenidamente.

    Un abrazo desde Barcelona.

    Me gusta

  2. Me ha gustado mucho esta entrada, se ve que eres una persona constante, luchadora, trabajadora. Tienes razón, si uno no siente respeto por si mismo, bien por el trabajo o bien por como es como persona, los demás tampoco nos respetarán.

    Sigo leyendo, un abrazo.

    Me gusta

    • Ana, muchas gracias por tus comentarios y tus apreciaciónes sobre mi persona y mis reflexiones.
      Para mi fue un placer leer tus escritos, me parecieron muy interesantes, tanto que no pude dejar pasar la oportunidad de dejarte un comentario. Espero seguir leyendo mas de tus futuros Posts.
      Gracias tambien por regalarme tu atención al leer mis publicaciones. Espero que agrade mi Blog.
      Saludos desde Venezuela….

      Me gusta

  3. Hola Nestor
    Pues tengo que confesar que siempre me da curiosidad lo que escribes y que, mejillas sonrosadas aparte, siempre me gusta.
    Otra cosa que tengo que confesar, creo que este es el comentario de las confesiones, es que admiro tu valentia de escribir lo que piensas y publicar lo que escribes. A mi la verdad me mata la verguenza y es por eso que prefiero dejar mis escritos guardaditos en la carpeta de la laptop.
    Bueno chamaco, un abrazo desde Margarita… El resto te lo digo en persona

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Álbum

de fotos

Hommytop - Demasiado cómodo

Diseño de elementos y articulos de uso personal para comodidad de la vida cotidiana

"Laberinto donde no existe tiempo ni lugar"

Bitácora de reflexiones y pensamientos.

Vida Bizzarra

En que momento la locura y la cordura se mezclan?

D´Mis Demonios y D´Mi Amor ...

. . . . . Girl, angel playing in the Hell ... (( ƸӜƷ )) . . . ( ... De la perdida total al cielo mismo ... )

Despues del sexo Blog

Siempre existe tiempo para todo

Diario de un fumador empedernido.

Lo que pienso mientras me lleno los pulmones de humo.

Mi Pensamiento Extra

De: Wilfredo Sánchez

el absurdo

Mi absurdo poemario

palabrasaflordepiel

Y un poquito más adentro

En veremos

Cuentos de Matías Castro Sahilices

Otra Maleta

En Caracas

PREDICAD (Mc. 16:15)

Sembradores de la Palabra

#Franrejon blog - Investigador Docente

"Creando ventajas estrategicas hoy con los estandares sociales del futuro"|Blog profesional y personal

A %d blogueros les gusta esto: