Métodos de Diseño

DEFINICIÓN DE DISEÑO

La palabra diseño proviene del término italiano disegno, que significa dibujo, pero en la actualidad, su concepto tiene una amplitud considerable, por lo que su campo de acción se acompaña de otros vocablos para delimitarla. Así tenemos: diseño industrial, diseño gráfico, diseño mecánico, diseño de modas, diseño ambiental y diseño arquitectónico, entre otros.

Aunque fue en a partir de la Revolución Industrial que se sentaron las bases para que se entendiera El Diseño como un nuevo concepto internacional. En la actualidad, incluye muchos aspectos tales como: la creatividad, innovación, creación, avance, y evolución, como nuevas formas para relacionar todas sus variables o factores de expresión, que permiten que logre alcanzar una mayor significancia.

En tal sentido, la dificultad para explicar el diseño radica en nuestra percepción de sus diferentes significados, y según quien la emplee, para unos puede representar un producto, para otros un plano y para alguien más un proceso, un programa, una interfaz o una experiencia.

Es así, como dada la variedad de aspectos que lo integran, mi definición personal de diseñar la pudiera conceptualizar como la acción de propiciar cambios en la forma en que hacemos las cosas.

Es por esa razón que los seres humanos siempre han diseñado cosas, objetos, herramientas y otros artefactos. Primero para que se adapten a sus propios propósitos y posteriormente para que quienes los usen y reflexionen sobre su usabilidad, puedan realizan mejoras y produzcan nuevas clases completamente nuevas de productos y beneficios.

Por tanto, diseñar es inherente a los seres humanos y no siempre está vinculado con tener habilidades especiales, pues no está separado de fabricar. No necesariamente hay que realizar un dibujo o elaborar un modelo para fabricar artefacto. Hay quienes diseñan simplemente fabricando.

Por esa razón, tal vez la forma más sencilla de entender esta actividad es comenzando desde el final. Es decir, analizando el proceso diseño una vez que se ha concluido y la fabricación ha comenzado. De esta forma se puede entender claramente cuál fue su proceso de diseño.

Tal vez no importe cómo trabaje cada diseñador, siempre y cuando produzca la descripción final del artefacto que se propone lograr. El objetivo de todo diseñador es llegar a ese punto.

PROBLEMAS DE DISEÑO

Un problema de diseño, regularmente se identifica a partir de una situación fortuita en la que alguien plantea una necesidad o una inconformidad, y se empieza a partir de allí a reflexionar sobre las posibilidades de solución como una meta factible, ya sea mediante la creación de un artefacto, la modificación del diseño de un producto existente o la utilización de nuevos recursos o materiales, entre muchas otras posibilidades de solución.

Aunque también existe la clase de planteamientos de diseño en los que un departamento de planeación o un cliente, presentan al departamento de diseño de una organización, un problema que deberá solucionarse cumpliendo son una serie de requerimientos corporativos, limitaciones específicas y recursos técnicos particulares, orientados para alcanzar los objetivos de diseño.

Todos los problemas de diseño, tienen en común, que establecen una meta, cuentan con restricciones dentro de las cuales debe proceder y algunos criterios con los cuales debe cumplirse para obtener una solución óptima. Sin especificar cuál será la solución y sin contar con una forma específica de proceder más que «diseñando». Para generar en consecuencia, una solución que el diseñador nunca haya imaginado como posible, o tal vez, que el cliente nunca habría podido imaginar que le gustaría o pudiera llegar a necesitar.

Un planteamiento de un problema, aunque sea bastante preciso no necesariamente da una idea de cuál puede ser una solución factible. Sin embargo, es dicha incertidumbre sobre la posibilidad de alcanzar la meta, lo que la convierte en un reto.

PROBLEMAS MAL DEFINIDOS

Cuando un problema de Diseño está mal definido, se minimizan significativamente las posibilidades de alcanzar la meta.  Por eso es importante que sepamos identificar cuando contamos con algunas de las siguientes debilidades en los planteamientos:

  1. Ausencia de una formulación definitiva del problema. Ocurre cuando tenemos planteamientos vagos, y se desconocen algunas de sus restricciones y criterios. Generando soluciones temporales, inestables y cambiantes en la medida que se disponga de más información.
  2. Inconsistencias en su formulación. Es frecuente que las inconsistencias surjan sólo en el proceso de solución del problema, pero prevenirlas puede ayudar a evitar muchas complicaciones durante el proceso de diseño.
  3. Ausencia de propuestas de conceptos de solución. Es difícil formular un planteamiento de un problema sin contar con una referencia implícita o explícita de propuestas de conceptos de solución. Estas influirán significativamente en la forma en que se plantee el problema.
  4. Ausencia de suposiciones. Muchas suposiciones sobre el problema y sus propuestas de conceptos de solución, pueden saltar a la vista como resultado de la evaluación de propuestas de solución.
  5. Ausencia de diferentes posibles soluciones alternativas al problema. Diferentes soluciones pueden ser respuestas válidas para resolver un problema inicial. Si no existe una evaluación objetiva de distintas solucionas factibles, perdemos la opción de evaluarlas como buenas o malas, apropiadas o inapropiadas.

Es posible mejorar el planteamiento inicial de un problema, cuestionando a las personas de interés, recopilando información e investigando, etc. También es conveniente, realizar procedimientos y técnicas racionales que para ayudar a la correcta definición de los problemas diseño. En todo caso, lo ideal es moverse rápidamente hacia una solución o un conjunto de soluciones potenciales, y utilizarlas para entender y definir mejor los problemas.

HABILIDAD DE DISEÑO

Usualmente se creía que la habilidad para el diseño es algo que poseen muchas personas y no es considerada como un talento particular. Sin embargo, se han desarrollado una serie de conocimientos sobre la Naturaleza del Diseño, las habilidades que se requieren y como potenciarlas, que nos señalan que existen una serie de características comunes entre los diseñadores.

Entre estas habilidades comunes destacan, la importancia de la creatividad y la intuición en el diseño. Así como la necesidad de emplear bosquejos, dibujos o modelos de varias clases como una manera para explorar el problema y sus posibles soluciones de forma conjunta.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Cross, N. (2013). Métodos de diseño estrategias para el diseño de productos (1.a ed.). LIMUSA.

Rodríguez, G. (1995). Manual de Diseño Industrial (3a. Edición). Ediciones G. Gili, S.A.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s