Me gusta mi vida…


Con la llegada de las redes sociales aprendimos a decir “me gusta”. Nos acostumbramos a apreciar y disfrutar  las frases, imágenes y vivencias de nuestros contactos y amigos recuperados desde la infancia e incluso hasta de los nuevos amigos virtuales, que no son más que esos desconocidos que ahora creemos conocer más que hasta nuestros propios familiares.

Desafortunadamente hemos perdido la habilidad para decir “me gusta” a nuestras vivencias cotidianas que son propias de nuestra realidad. La mayoría de las veces le das “me gusta” a aquel paisaje que ha publicado algunos de tus contactos, en lugar de asomarte por la ventana para reconocer y disfrutar el hermoso paisaje que tienes a tu disposición todos los días para ti; y lo mismo puede ocurrir con el platillo espectacular que te muestran en una foto o el hermoso momento compartido públicamente, en lugar de identificar los “me gusta” que son sólo tuyos durante de recorrido diario.

Son muchos los pequeños detalles en nuestra vida que son merecedores de ese “me gusta” personal: paisajes, olores, sabores, pensamientos, sensaciones, emociones y hasta las acciones propias o externas que forman parte de tu vida; y que son reales, te pertenecen y tienes todo el derecho y el deber de reconocer, apreciar y disfrutar.

No necesitas que otros te muestren las cosas que te puedan gustar; ni buscar en el estilo de vida de los demás esa vida que quisieras vivir. Vive la tuya! Apreciala! Disfrutala! y descubre en todo momento cada “me gusta” que la hace real, especial y unica, pero principalmente tuya.

Nestorleont

“Interpretación personal basada en una de las técnicas del Círculo de Realización Personal de Francisco Giménez”

Anuncios

Estoy donde estoy y estoy bien


Todas las situaciones que vivimos a lo largo de nuestras vidas, encuentran su justificación a través del tiempo. Aunque no lo podamos ver o no lo queramos hacer. Todo! Si, hasta las matemáticas! Aunque pases la vida creyendo que por tu carrera o profesión no la necesitas. No es cierto, las usas a cada momento.

Por eso hoy más que nunca agradezco cada una de la experiencias que me ha tocado vivir. Todas! Las buenas, las malas, las regulares, las no tan buenas y las no tan malas. Las que esperé con ansiedad, las que viví por accidente o las que nunca quise que ocurrieran. También las que evite por miedo miedo; e incluso las que fueron simplemente circunstanciales.

Todas ellas en conjunto, me convirtieron en la persona que soy hoy.  Alguien que es capaz de decir: Estoy donde estoy y estoy bien, por lo que soy, por lo que tengo y por donde estoy. Alguien que es capaz de dar cada nuevo paso buscando mantenerse conectado con su abundancia y que pretende continuar con ese proceso de crecimiento personal que no termina ni con el término de la vida, pues trasciende más allá de lo individual para transformarse en un proceso colectivo de aprendizaje a través del entorno.

img_20170718_180916.jpg

Por eso, insisto en rescatar lo positivo de todas las situaciones, para que mi realidad de hoy sea como yo la visualizo y no necesariamente como la aprecian los demás. No porque la mía sea la correcta o mejor, sino simplemente porque es la mía y tengo el deber conmigo mismo de brindarme lo que considere es mejor para mí.

Sé que no puedo hacer que los demás vean las cosas como yo las veo. Por esa misma razón no tengo porque dejar que los demás influyan sobre mi visión de la realidad.

Tu también puedes hacer lo mismo. En tí está el poder de decidir  como te sientes y como te quieres sentir. Sólo tú puedes decidir como es tu realidad.

Néstor León T.

(Interpretación personal basada en una de las estrategias del Circulo de Realización personal – CRP – de Francisco Jiménez)