La Gerencia Creativa


Está orientada a canalizar los esfuerzos gerenciales con el fin de alcanzar los objetivos de las organizaciones, mediante una posición individual y colectiva con características creativas. Promoviendo el desarrollo de los talentos individuales, para incrementar sus conocimientos mediante la motivación al logro, la acción emprendedora y la exhortación al logro; propiciando una acción grupal que permita desarrollar una memoria colectiva, que integre las habilidades individuales de los equipos de trabajo, para generar un efecto multiplicador que potencie cada una de sus partes en función de un todo que amplifique sus cualidades.

Por lo tanto, fomenta un desarrollo humano con una perspectiva creativa, mediante el uso de una metodología del pensamiento divergente, para promover una transformación individual y colectiva enfocada a construir las herramientas necesarias para la resolución de crisis y conflictos con el fin de generar oportunidades que logren impactar tanto al individuo, como su colectividad y a su medio ambiente.

Así, el Gerente creativo se constituye como un gestor, organizativo y estratégico, capaz de identificar claramente su contexto actual para proyectar su futuro, mediante la propuesta y el desarrollo de nuevas ideas que le permitan generar acciones trascendentales tanto para su equipo de trabajo como para sí mismo. Convirtiéndose en actor dinámico en las situaciones que infieren sobre sus objetivos de éxito. Con un liderazgo innovador e influyente sobre su grupo humano, para proyectar en su equipo una misma visión de futuro, sintonizada con las expectativas de la organización, basándose tanto en la actitud reflexiva de sus integrantes para el beneficio colectivo.

Capaz de armonizar la gestión creativa que involucra el desarrollo y la planificación de sus acciones futuras con el pensamiento analógico y crítico reflexivo necesario para la resolución de problemas los actuales. Integrando mediante el uso de estrategias y técnicas creativas, la formulación de problemas con esquemas originales para buscar soluciones mediante su capacidad de crear escenarios de mundos posibles, mientras busca paliar la resistencia al cambio que caracteriza a la gran mayoría de organizaciones.

En dicho orden de ideas, la capacidad de gestión de la Gerencia creativa se fundamenta en sus capacidades de liderazgo creativo, como orientador – acompañante en los procesos creativos que comparte visiones y emociones comunes afines a la organización. Interesado en una solución creativa de los retos con una cultura reflexiva de cara a la formulación de sus problemas como una oportunidad para potenciar los recursos de su medio ambiente.

Para generar las herramientas necesarias que le permitan la toma de decisiones apropiadas, que minimicen costos y maximicen oportunidades competitivas, de forma armónica con el entorno y el contexto que lo circunscribe. Como una oportunidad para activar dinámicas de acción basadas en la motivación intrínseca, la confianza y autoestima de sus integrantes. Justificadas en la necesidad de contar con procesos flexibles y con libertad de movimientos que propicien el respeto de los potenciales individuales de sus integrantes y sus capacidades emprendedoras y creativas.

 De igual forma, su capacidad de organización se fundamenta en su participación creativa como medio para la incorporación efectiva de planificación presentándose como actor corresponsable, coautor, coparticipe y también beneficiario tanto de las responsabilidades de acción como de los logros individuales, grupales y organizacionales. Que nace con la integración creativa de metas e individualidades para crear todos los componentes de los imaginarios colectivos necesarios para visualizar los objetivos y canalizar las acciones.

 Destacando para tal fin, la importancia de la comunicación como herramienta creativa necesaria para la comprensión y generar un diálogo que permita fortalecer y desarrollar las características creativas de las personas, en un ambiente de tolerancia, respeto, convivencia y crecimiento personal y organización. Haciendo posible la aplicación de la creatividad en los procesos creativos de las personas, sus grupos de trabajo y por consecuencia en sus organizaciones.

Por otra parte, su capacidad estratégica se fundamenta en sus habilidades para la planeación divergente como herramienta de concepción y preparación previa, basada en la anticipación al futuro, a partir de la visualización creativa de escenarios que permitan la implementación de acciones. Concebidas a partir del pensamiento crítico, lógico y creativo usado como técnicas de acción para definir las actividades que permitirán alcanzar sus objetivos.

Controlados a partir de la verificación de sus indicadores en los procesos de desarrollo en función del logro de objetivos y el desarrollo individual de sus involucrados. Generando un efecto multiplicador que potencie el mejoramiento continuo  y el incremento de las habilidades creativas de sus integrantes, que traducirán el habilidades competitivas para sí mimos y por consecuencia para la organización.

Anuncios

Tres Enfoques del Pensamiento Gerencial


La transformación que ha generado la producción del conocimiento, ha evolucionado a pasos agigantados a partir del siglo XX, principalmente a partir de los eventos que marcaron la historia de humanidad, ya sean los relacionados con crisis económicas, actividades posguerras o por la aparición y el desarrollo de las tecnologías de información y comunicación.
En tal sentido, el pensamiento gerencial ha evolucionado en la misma medida en la que las organizaciones se desarrollan para ajustarse a los nuevos tiempos para hacer frente a los nuevos requerimientos del aparato económico y social de la humanidad.

A continuación se describen tres de los principales enfoques del pensamiento gerencial que pueden ser aplicados actualmente en cualquier empresa u organización.

Estos son: El Pensamiento Creativo, El Pensamiento Sistémico y El Pensamiento Neo-Institucional.

1.    El Pensamiento Creativo:

Es aquel que se concibe la adquisición del conocimiento a partir del abordaje cognitivo que se basa en la habilidad de generar ideas originales para alcanzar objetivos, utilizando la imaginación como herramienta para el desarrollo de la creatividad y la formulación, construcción y resolución de problemas con el fin de buscar soluciones.

Para tales efectos, es necesario no solo que el investigador cuente con la preparación académica y las habilidades innatas para generar nuevas perspectivas creativas a problemas tradicionales, sino también contar con los estímulos necesarios como activadores, para desarrollar una idea o trabajo en particular. Entre los que destacan, dada su naturaleza intrínseca: el desarrollo del sentimiento del logro, el reconocimiento, la responsabilidad, y la visualización positiva y agradable del trabajo.

Por lo tanto, se orienta a canalizar los esfuerzos de sus integrantes hacia una visión colectiva, a través de un clima creativo que promueva el desarrollo del talento de los individuos, orientándolo al logro y utilizando sus habilidades cognitivas en pro del equipo para generar un efecto multiplicador que incluya las habilidades creativas de todos sus integrantes y en contraparte, les genere confianza y autonomía en el perfeccionamiento de sus propias habilidades individuales.

Obteniendo además con esa búsqueda de la eficiencia a partir de la eficacia y la efectividad orientada al logro, una justificación que promueva la competitividad como resultado de la aplicación de los activadores para el desarrollo y fortalecimiento del comportamiento creativo como garantía de éxito gerencial y organizacional, como condición de la gerencia integral creativa como instrumento de transformación y equilibrio social.

2.    El Pensamiento Sistémico Complejo:

Se basa en el reconocimiento de que la realidad es compleja y se requiere de una visión holística para concebir las distintas perspectivas de una situación. En una concepción del mundo como un todo orgánico, que se caracteriza por la incertidumbre y requiere por lo tanto, un abordaje multidisciplinario de sus variables externas en lo económico, social y biológico para construir el conocimiento.

Para tales efectos, se apoya en desarrollo sostenible, integrando la eficiencia con su capacidad ecológica, para  desarrollar los objetivos de las organizaciones,  analizar sus componentes complejos de una forma relacionada con su desarrollo social y la administrar sus recursos naturales, conforme una visión de retroalimentación a largo plazo.

Es una disciplina que nos prepara para el futuro, aportando cierto control para inferir sobre él, interrelacionando cosas y visualizando patrones transformacionales para comprender la estructura de los problemas desde su propia complejidad como un sistema en el que el investigador actúa como sujeto y objeto del sistema investigado.

Se relaciona con la actitud del ser humano y su percepción de la realidad para garantizar el análisis y la comprensión de sus objetos de estudio, mediante un marco conceptual que ha evolucionado durante los últimos años para gestionar patrones modificables en función de los acontecimientos que le afecten. Integrando el pensamiento creativo y el pensamiento estratégico para alcanzar sus objetivos.

3. El Pensamiento Neo Institucional:

La evolución del Pensamiento Gerencial visualizado a partir de una perspectiva neo institucional tiene un carácter histórico, que permite analizar el paso de las organizaciones con una estructura formal interna de funciones básicas, hacia estructuras descentralizada con alto grado de autonomía entre sus integrantes, en un espacio en el que sus diferentes actores promueven sus prácticas.

Surge como respuesta al desafío que implicaba la evolución de los enfoques racionalistas y formalistas entre las que resalta la, Teoría de los juegos, con un concepto que obvia los aspectos históricos y sociológicos que dan cabida a la consideración de los aspectos sociales de las organizaciones. De allí que la sociología aporte al pensamiento neo institucional, una sustanciosa cantidad de conceptos que permitan un análisis social con miras a ir más allá del enfoque económico que lo orienta a la minimización de costos.

Su problema interno se centra en el manejo de la gobernabilidad estructurada en sus componentes esenciales. Estos son: Su sistema de gestión, su estructura interna, el desarrollo de su potencial humano y su interacción con instituciones externas a la empresa. Para diseñar estructuras internas que propicien una gobernabilidad en términos de una apropiada interacción entre accionistas, administradores y clientes.

Involucrando un análisis de su normativa tanto interna y externa, los costos de sus transacciones para garantizar la eficiencia de la organización, su gestión administrativa y gerencial, el sistema de gestión del recurso humano en términos de motivación en pro de la productividad y competitividad, la interacción de la empresa con sus competidores y la capacidad de su gestión humana en términos de producir conocimientos que potencien su competitividad.

Con la finalidad de manejar condiciones de incertidumbre basada en la sumatoria de los conocimientos de sus individuos, mediante modelos mentales razonablemente convergentes incluyendo la interpretación de la realidad de la  competencia para interpretar el entorno que los afecta.

CONCLUSIÓN

Estos tres enfoques de pensamiento gerencial, a pesar de contar con distintos criterios conceptuales, presentan similitudes que permiten identificar los lineamientos característicos que orientan la evolución de las organizaciones en la actualidad, de cara al futuro.

En tal sentido, podemos apreciar como el Pensamiento neo institucional presupone el carácter histórico y social del Pensamiento complejo y éste a su vez integra el pensamiento creativo y estratégico. Mientras que el pensamiento creativo busca solucionar los problemas tradicionales a partir de las habilidades humanas, como concepto común en los tres modelos de pensamiento que se justifican en función de mejorar las expectativas competitivas de las organizaciones.

Afectadas positivamente y de forma general, por la aparición de las tecnologías de Información y Comunicación como herramienta de común aplicación que junto con el aprovechamiento de los conocimientos individuales de sus integrantes, son capaces de generar un conocimiento organizacional universal, que promueve la concepción de organizaciones inteligentes que valoran el componente social y humano de sus empresa como factor de éxito indiscutible.

Néstor A. León T.