Sentimientos Vivos


Soy de los que cree que mientras la vida pasa con su rutina y los problemas de la cotidianidad, es importante vivir los sueños, pues si nos ponemos a esperar el momento ideal para hacerlo, tal vez nunca llegue.

Por eso disfruto teniendo varios proyectos a la vez, dividiendo mi existencia en tantas facetas como sueños quiera realizar.

Uno de esos sueños ha sido publicar un libro. Hace algún tiempo empecé a escribirlo. Apenas llevo nueve capítulos. Eventualmente público algunas frases por acá.

Se llama Sentimientos Vivos y se basa en una serie de seres intensos y trascendentales que van naciendo de sentimientos básicos y antiguos para mezclarse de una forma apasionada. Creando un legado que llevará de una generación a otra, una mezcla de afectos entrelazados que servirán para formar la personalidad de una descendencia compleja, e ignorante del origen y la naturaleza de sus sentimientos.

Si quisieras leerlo, te invito a buscarlo en Wattpad. Espero que te guste.

https://my.w.tt/TVJNhSnmGL

Anuncios

Se alimenta El Odio


Luego de la partida de “La Honradez”, “La Tristeza” decidió sumergirse en la profundidad de sus sentimientos y vacilaciones, continuando su vida sin propósitos ni metas que cumplir.

Fue por ello que a “El odio” le tocó asumir las riendas de su propia vida, la formación de sus hermanos menores y brindar protección y seguridad a su madre.

En esa época ni él mismo estaba consciente de la naturaleza de sus sentimientos, solo sentía una enorme sensación de vacío por la ausencia de su padre y la necesidad de generar estabilidad en el caos que experimentaba su familia.

Afortunadamente sus hermanos aun mas pequeños que él, aceptaron su autoridad y su madre se anuló para secundarlo.

De esa forma “El Odio” abandonó sus estudios para trabajar en el campo y proveer sustento a su familia, sin pensar en su propia suerte pero sintiendo como crecía en su corazón esos sentimientos que lo marcarían por siempre.

Primero la sensación de abandono por la partida de su padre se fue transformando en recriminación. Sin darse cuenta empezó a culparlo por haber decidido formar una nueva familia y tener nuevos hijos cuando sabia que su edad no le permitirían verlos crecer. Sobre todo, cuando ya antes había tenido familia e hijos para los cuales si había estado presente.

Luego sintió como la admiración que sentía por esos hermanos mayores se veía empañada por su frustración de no haber podido disfrutar de su padre como ellos si lo pudieron hacer.

Mas adelante cuando se sintió agotado por todas sus responsabilidades, también empezó a resentir de la actitud de abandono de su madre y la despreocupación de sus hermanos menores.

Así fueron pasando los años y se convirtió en un hombre trabajador, inteligente, recto, serio y responsable pero sin estudios.

“El Odio” sabía que nunca abandonaría sus responsabilidades, pero temía que nunca el amor llegara a su vida.

Sus temores no tenían sentido. “El odio” jamás podría sobrevivir sin conocer “El Amor”.

Muere la Honradez


Al nacer “La Tristeza” fue entregada en brazos de “La Riqueza”, quién aceptó encargarse de ella esperando tener un sirviente fiel y económico.

Por eso “La Tristeza” no conocía el afecto ni la consideración y prefería estar con los animales, antes que compartir con otros ser humano.

Era vestida de harapos y su mirada no dejaba de expresar esa sensación de desasosiego inconsolable que no permite divisar tiempos mejores.

Así fue creciendo “La tristeza” dejando poco a poco sus formas de niña con piel de cobre y rasgos indígenas para convertirse en una tímida pero hermosa adolescente que pasaba desapercibida entre todos aquellos que a su lado intentaban vivir la vida con alegría y optimismo.

Por eso fue tan extraño que “La Honradez” hubiese notado su presencia al pasar por el pueblo y haya decido encargarse de ella.

La imagen desprotegida e indefensa de “La Tristeza” cautivó de inmediato a ese hombre mayor de piel blanca como la leche y cabello plateado, que desde su juventud tuvo la innata necesidad de brindar protección a los demás.

Para “La Honradez” no fue difícil obtener la aprobación de “La Riqueza” pues para ese momento ella no consideraba que “La Tristeza” tuviese algún valor. Tanto, que ni en su casa notaban su presencia o su ausencia.

Complicado fue para “La Honradez” ganar la confianza de “La Tristeza”. Por eso le prometió que no la tocaría ni le haría daño y le aseguro que lo único que esperaba era brindarle protección.

Ella se cambió los harapos que llevaba y se puso una muda de ropa que “La Honradez” le entregó y accedió a ir con él.

A partir de eso, “La Honradez” se estableció en el pueblo y aunque para ojos de todos “La Tristeza” ya era su mujer, durante muchos años él mantuvo su palabra de no tocarla.

Con el tiempo ella aprendió a quererlo y quiso brindar su agradecimiento entregándose a él convirtiéndose en su mujer.

Es así como nacen de “La Tristeza”, El odio, la antipatía, el mal humor, el capricho y la rebeldía.

Pero no fue mucho el tiempo que “La Tristeza” y “La Honradez” compartieron su vida.

Pronto muere “La Honradez” dejando sola a “La Tristeza” con la esencia de su personalidad y al “Odio” siendo apenas solo un niño con la responsabilidad de su madre y sus hermanos.

Nace La Tristeza


Al principio “La Locura” vagaba sola por el pueblo. Era joven, inocente y despreocupada. Algo altanera y agresiva era tan hermosa como la inocencia que brotaba de su mirada.

Nadie sabía de donde venía o quienes eran sus padres. Solo se sabía que era capaz de morder como el perro mas rabioso si se sentía amenazada. Por eso no existía hombre que fuese capaz de domarla y mucho menos de enamorarla.

Pero un día llego “La Soberbia” convertido en un hombre fornido, fuerte y ufano asegurando que no existía mujer que se resistiera a sus encantos.

Por algún tiempo él anduvo persiguiendola por un lado y por otro intentando cautivarla con sus técnicas infalibles, pero no hubo forma que sus encantos fuesen percibidos por ella.

Fue entonces cuando “La Soberbia” al verse herido en su amor propio, decidió en un arranque de furia temperamental atacarla poseyendola a la fuerza y en contra su voluntad. Solo para satisfacer su ego y alimentar sus ansias de superioridad. Sin importar cuanto ella se defendiera con uñas, dientes, gritos, golpes y puñetazos.

Luego de eso “La Locura” nunca mas volvería a ser la misma. Ella sabía que acababa de perder en su esencia ese algo especial que la hacia sentirse llena de vida; supo con certeza que había quedado embarazada. Estaba segura que dentro sí había empezado a existir algo que nunca podría querer, y así mismo fue: En su interior se estaba gestando “La Tristeza”.

“La Locura” no fue capaz de terminar con la vida de “La Tristeza” que crecía dentro de si pero estaba decida a no verla crecer ni verse afectada por su existencia. Tenía claro que al nacer la regalaría a alguien que pudiera lidiar con su existencia.

Eso hizo. Al nacer “La Tristeza” fue regala a la “La Riqueza” la señora mas adinerada del pueblo que solo pensaba en sus posesiones materiales. Para ella “La Tristeza” nunca sería una carga en su vida.

Por su parte a “La Soberbia” poco le importó el destino de “La Locura” y mucho menos las consecuencias de sus actos. Para él “La Tristeza” jamás existió. Lo único importante para él es demostrar su superioridad.

Mientras tanto la “La Locura” siguió comportándose atolondradamente, escuchando las voces de su mundo interior y viviendo su propia realidad particular donde los recuerdos no afectan su vida.

Una vida en donde ni siquiera hay espacio para “La Tristeza”.