Volver atrás


Cuando el miedo, lejos de paralizar tus acciones funciona como el motor que te impulsa para afrontar todos tus temores, te sientes agotado y ya no quieres seguir luchando. En ese instante piensas en la posibilidad de volver atrás y te das cuenta que eso ya no es posible. Entiendes que ya no eres, ni serás nunca más…